Publicado el

Origami en la escuela: el retorno del despliegue creativo

 

Dicen que la historia tiene sus vueltas, sus presentes que suceden y se repiten. Dicen de los regresos, de las cosas que pasan y vuelven a suceder como si solo hubiera un camino. Dicen y seguirán diciendo.

Aunque casi siempre esa idea de la circularidad se asocia a procesos que no llevan a buen puerto, en esta ocasión haremos un rescate. Un hallazgo desde lo positivo para que desde ahí se siga construyendo, se resignifique la forma de hacer y se aprenda del camino andado.

Por estos días el tema de la educación y la escuela se hace presente con fuerza y ese dato nos lleva a preguntarnos, entre muchas cosas, por las formas de enseñar y aprender. Y, en ese camino,también por las herramientas que ayudan en los procesos.

Y ahí llegamos. En este punto hace su entrada el mundo del papel y sus posibilidades pero también la historia de sus usos, sus desusos y sus resurgimientos. Seguramente aún se mantenga en cierta sombra que a principios del siglo XX el plegado formaba parte del diseño curricular en la escuela argentina. Es que a fines del siglo XIX, nuestro país se ubicó en la vanguardia educativa al enviar a Europa a una comisión gubernamental (entre quienes estaba el profesor Pizurno) para que aprendiera un sistema pedagógico en el que los trabajos manuales se consideraban herramientas fundamentales para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Entre esas herramientas se contaba el plegado de papel.

Más precisamente lo que se llamó el plegado fröbeliano.  En 1901, el Consejo Nacional de Educación sancionó la ley que incluía el plegado fröbeliano en los programas de las escuelas estatales. Para la década del 30, su utilización estaba bien asentada y continuó vigente hasta 1966/67, año en que se quitó el origami de los programas escolares.

Las prácticas cuentan de las épocas y sus modos de conocer y de hacer. No es casual entonces que aún con las características de esa escuela normal de principios de siglo, cruzada por muchos vetos y prohibiciones, tuviera lugar a su vez un universo de prácticas que potenciaban la creatividad y las posibilidades de hacer. Pensemos que en ese fin de siglo y principio del siguiente, el país estaba en el momento de armar y de armarse. Necesitaba manos dúctiles y activas. En ese marco, el origami servía como herramienta para construir y, al mismo tiempo, para comprender las nociones de límite y estructura.

Pasó el tiempo y vinieron años de silencio, de repliegue…

Pasado ese período, hoy en día, el origami se escabulle no tan tímidamente en las aulas y en los recreos. Llega a alumnos pero también a docentes, comienza a ser reconocido como herramienta creativa que habilita su uso en todas las áreas…desde Cs. naturales, hasta matemáticas, pasando por artística o historia. Aún lo hace en pocos espacios, pero donde lo logra devienen maravillas: intervenciones urbanas, despliegues temáticos dentro del aula, clases de matemática que se levantan del plano y seguramente muchas otras experiencias que hacen creer que otra forma de enseñar es posible. Una forma en la que aprendizaje empiece a encontrarse con disfrute y juntas cobren volumen.

Origami en la escuela: el retorno del despliegue creativo
Fuentes
Material de la 1ra. Jornada de Origami y Educación. Buenos Aires, 10 de Febrero de 2013.
El Origami de Friederich Fröbel en La base Molino. Laura Azcoaga y María Eugenia Sandín. Versión en PDF.
1 El plegado fröbeliano se considera dentro del universo del origami. Pero esta denominación deriva del apellido de quien lo sumó a su sistema de enseñanza, el pedagogo alemán Friederich Fröbel (1782-1852). Convencido de que el juego es la forma en que los niños se desarrollan e ingresan a la vida, Fröbel promovía que los pequeños realizaran actividades manuales como forma de estimular aptitudes y destrezas. Por esa razón incorporó el origami a su plan de actividades en el jardín de infantes o Kindergarten. En el caso del plegado de papel, se podía combinar juego y estímulo, en tanto permitía combinar aspectos estéticos con principios matemáticos y de geometría.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *