Publicado el

Mundo origami. Experiencias que dan la vuelta al globo

Mundo origami. Experiencias que dan la vuelta al globo

 

Mundo origami. Experiencias que dan la vuelta al globo

Por Laura Perez
Ya es conocido que el plegado de papel ha traspasado las fronteras y logrado escabullirse en las mesas de juego de adultos y chicos de diferentes lugares del planeta. Desde sus comienzos hasta la actualidad, el viaje es su modo de ser y de andar.

Y entre tanto ir y venir, en alguna de sus vueltas el origami recaló en Zaragoza, una ciudad española ubicada en la comunidad autónoma de Aragón, en el centro de un valle extenso, cruzado por grandes ríos que vuelven a esa urbe un centro estratégico para los intercambios. Será tal vez por esa existencia del cruce y del encuentro que el origami encontró allí un espacio prolífico, intenso, productivo y productor como pocos. La historia le da sostén.

En 1944 se registran las primeras reuniones o tertulias de plegadores y desde 1978, estos grupos en sus variaciones han realizado diversas actividades populares. Los festivales de aviones que se realizaron durante los 80 tal vez sean los más románticos y recordados.

Tal ha sido la presencia y actividad entorno a la papiroflexia que esta técnica cuenta hoy con un espacio dedicado especialmente a su promoción y conservación. La EMOZ (Escuela Museo de Origami de Zaragoza) realiza talleres y encuentros que reúnen tanto a expertos como a aficionados. Por otra parte, en el plano de la conservación, cuenta con piezas de reconocidos origamistas que son debidamente restauradas y luego exhibidas en las salas de la institución.

Parece que si de encuentros se trata, la ciudad se despliega y recibe. Zaragoza también ha sido sede de la Convención que anualmente realiza la Asociación Española de Papiroflexia (AEP), una asociación sin fines de lucro cuyo fin, similar al de EMOZ, es la promoción de la práctica y el disfrute de la papiroflexia. Año a año, y con puntos de encuentro diferentes, la convención reúne a dobladores de todo el mundo que durante las jornadas participan de diferentes talleres y propuestas.

El de 2013  fue un evento fundante. Ese año, Cristina Belló (psicóloga), Javier Caboblanco (maestro) y Manuel Carrasco (arquitecto) cruzaron sus experiencias y puntos en común y comenzaron a armar la base de un equipo transdisciplinario que se propuso como meta demostrar la hipótesis de que el origami tiene un efecto positivo en la estimulación del cerebro de quien lo practica.

El proyecto Neurorigami, como se han llamado, promueve la investigación y la utilización de la técnica con diferentes grupos, fundamentalmente dentro del aula pero también en ámbitos dedicados al trabajo con adultos mayores.

Seguramente muchas otras historias y experiencias se han encastrado en la Ciudad Despliegue. Bregaremos por descubrirlas. Mientras tanto, continuamos el viaje.

 

Para conocer el trabajo de Laura Perez pueden visitar http://ikuorigami.blogspot.com.ar/

Otros artículos de Laura que les pueden interesar:

https://dreamsandpaper.com/abrir-el-mapa-plegar-un-mundo/
https://dreamsandpaper.com/origami-terapia-armar/
https://dreamsandpaper.com/origami-la-escuela-retorno-del-despliegue-creativo/
https://dreamsandpaper.com/creatividad-la-cima/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *